Herradura

Retomo palabras,
se convierten en varas
de obstinación mediocre.
El alambrado me deja de este lado.
Lugar de víctima.

¿Llegar siempre tarde 15 minutos,
con el tiempo,
termina siendo puntualidad?

El día perdido,
entre pensar en la acción
y los 15 minutos de espera
para llegar puntualmente tarde.

Entendí que sería esto para siempre,
ese intermedio de nada.
Pastar.

La calle se puso verde.
Los que esperan el colectivo
perdieron el concepto de fila
y aparecen como salpicados.
Gotas esparcidas en la vereda.

En una vidriera
los caballos galopan pero están quietos,
como yo.

La bisagra que abre
y cierra la tranquera se descompuso
y al final nadie puede entrar.

Busco caballos que galopen de verdad.
Los ciclos crecen y se achican,
crean actos nobles de caballeros sin princesa,
o con muchas.

Potro desbocado.
Corro sin descanso.
La maratón pierde sentido al tercer día,
pero el resto sigue en carrera.
Para mi la palabra carrera
lleva en sí misma la asociación con barrera,
así me quedo sentado a un costado
mirando pasar a todos,
comiendo pasto verde.
Sin tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>