Patos de la luna

Mirar los dedos de los pies
abre un sinnúmero de preguntas.
Por rebote
indago en la idea de los lunares esparcidos
como quién le da de comer a los patos.
Aprendemos a contar pecas,
dedos, piojos a veces,
los dientes que se ven, y los que se caen.
El lunar de la planta del pie izquierdo
parece borroneado.
No puede ser el tiempo.
Ha mudado
otro punto negro
al frente.
Mirar los dedos de los pies,
en línea, cortos, anchos
provoca graznidos
pero los patos
sí comen migas,
lunares,
sí vuelan juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>