Sombra que va lejos

g-4

No piden permiso. Simplemente despliegan sus cuerpos.
Agigantadas buscan separarse. Sin embargo un segmento nos queda unido, nos pertenece.

Hay personas que parecen sombra, pero no lo son.
Hay quienes quisieran convertirse en sombra.
Hay sombras que se disfrazan de personas de a ratos.

En el agua aparecen siempre las sombras más bellas.Una vez que entran, quedan ahí para siempre.
¿El fuego tiene sombra?
En las tormentas de arena, las sombras se hacen en el aire, lástima que es tan difícil verlas.
La tierra es la mejor compañera de las sombras, las recibe con abrazo blando.

Existen sombras rastreras, viles.
Pero también están las mágicas, las que se crean con las manos, las que acompañan.

Los edificios crecen.
Las sombras de los pájaros nos hacen mirar para arriba.
Las de los museos, sin duda, son las más misteriosas.

Con las sombras nos chequeamos los peinados, nos ajustamos la ropa, miramos el cuerpo de nuestro compañero más disimuladamente.

Los perros les ladran a las sombras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>