Vicio

La miro, la miro desde lejos.

¿Me llama? Comeme, dice.

Si. Me llama su presencia.

Un mordisquito y listo.

Una sola nada más.

No hace nada.

Otra y listo.

Migas.

Pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *